Las uvas de la ira (The Grapes of the Wrath) - Ciclo de Cine "El tesoro de los humildes: Miradas sobre el desempleo" (Zaragoza y Huesca)

Fecha10/14/2013-10/15/2013
LugarZaragoza: Ed. Paraninfo (Pza. Paraíso, 4)
Huesca: Fac. Empresa y Gestión Pública (Pza. Constitución, 1)

Zaragoza, Huesca
Hora07:30 PM
EntradaLibre
OrganizaVicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza - Área de Cultura
ColaboraVicerrectorado del campus de Huesca

LAS UVAS DE LA IRA (The Grapes of Wrath)
País: EEUU Año: 1940 Duración: 124 min. B/N

Dirección: John Ford.
Guión: Nunnally Johnson basado en la novela homónima de John Steinbeck.
Fotografía: Gregg Toland.
Música: Alfred Newman.
Dirección artística: Richard Day y Mark-Lee Kirk.
Decorados: Thomas Little.
Vestuario: Gwen Wakeling.
Montaje: Robert Simpson.
Intérpretes: Henry Fonda, Jane Darwell, John Carradine, Charley Grapewin, Dorris Bowdon, Russell Simpson, O.Z. Whitehead, John Qualen, Eddie Quillan, Zeffie Tilbury, Frank Sully, Frank Darien, Darryl Hickman, Shirley Mills, Roger Imhof.

Sinopsis: Tras cumplir condena en prisión por un homicidio, Tom Joad vuelve a su hogar para encontrarse la granja familiar arruinada por la sequía y la avaricia de los bancos. Con pocas perspectivas de encontrar un empleo en la desértica Oklahoma, la familia al completo reúne todos sus enseres y parte hacia la tierra prometida. Pero el arduo viaje y las duras condiciones no dejan mucho resquicio para la esperanza y las tensiones en el seno de la familia resultan ser tan desalentadoras como los retos que cada día se ven obligados a afrontar.



PROYECCIONES

Zaragoza: Martes 15 de octubre, a las 19.30 h.
Huesca: Lunes 14 de octubre, a las 19.30 h.

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE


Comentario del film:

Uno de los films culminantes de John Ford (1884-1973). El guión, de Nunnally Johnson (Tierra de audaces, Jesse James, Henry King, 1939), adapta la novela The Grapes of Wrath (1939), de John Steinbeck, ganadora del Pulitzer. Se rueda en escenarios naturales de Oklahoma, Arizona (Petrified Forest National Park), Nuevo Méjico y California (Iverson Ranch, San Fernando Valley...) y en los platós de Fox Studios (Century City, L.A., CA). Nominado a 7 Oscar, gana dos (director y actriz de reparto). Producido por Darryl F. Zanuck y Nunnally Johnson para la Fox, se ofrece en sesión de preestreno el 24-I-1940 (NYC).

La acción tiene lugar en el recorrido de 1.600 km. de carretera, de la ruta 66 (que une el NE y el SO del país). Salen de Oklahoma, pasan por Arizona y Nuevo Méjico y llegan a California. La familia Joad abandona sus tierras de Oklahoma, que les han sido arrebatadas por banqueros y terratenientes, y se dirigen a California donde esperan encontrar trabajo como temporeros en la recogida de fruta y algodón. Viajan en una camioneta destartalada Pa Joad (Simpson), la madre Ma Joad (Darwell), el hijo mayor Tom (Fonda), el hijo Al (Whitehead), la hija casada y embarazada Rosasharn (Bowdon), su marido, Casy (Carradine) amigo de Tom, los abuelos, dos nietos, etc.

El film presenta un drama de miseria, desarraigo, marginación, lucha y esperanza, de una familia arrancada de sus tierras de Oklahoma a causa de la crisis económica de los años 30. Ford compone un retrato magistral e impresionante de las consecuencias económicas y humanas de la Gran Depresión que siguió al crack de la Bolsa de Nueva York del 24-X-1929. Crea una composición conmovedora que sitúa al espectador a la época en la que el país y el resto del mundo se ven azotados por la miseria, el paro y la recesión económica. La historia es dura, los sufrimientos de los protagonistas durante el viaje son enormes, el trato xenófobo que como forasteros reciben a lo largo del recorrido y en los lugares de destino son irritantes, etc. Éstos y otros hechos no menos graves permiten a Ford construir un fresco realista, objetivo, detallado y demoledor de cómo fue la vida de los desheredados durante casi una década. A ello se añade el patetismo de la búsqueda de un paraíso en la tierra que no existe. La narración se presenta desde el punto de vista de Tom (Fonda), el hijo mayor y protagonista del film.

El crack de 1929 marca el inicio de una larga etapa de crisis y recesión, en la que proliferan el paro, la pobreza, el hambre y la desesperación. Se volatilizan patrimonios, se producen quiebras de empresas, cierres de fábricas, fallidas de negocios, etc. Hay desapariciones y suicidios. Sobre todo hay trabajadores de la industria y los servicios que se ven abocados al paro, sin posibilidad de encontrar trabajos alternativos, sin coberturas sociales y sin ingresos suficientes para subsistir.

El infortunio se ceba en las capas más débiles de la sociedad, como es el caso de los pequeños granjeros, desposeídos de sus tierras, y de los trabajadores del campo hundidos en la desesperación. De su desgracia se lucran personas desaprensivas y codiciosas. Como desplazados son víctimas de tratos degradantes y xenófobos.

La descripción de caracteres es magnífica: los protagonistas están bien definidos y son entrañables. La madre es cariñosa y pragmática; el padre vive resignado; y Tom tiene iniciativa, fuerza interior, lucidez y una gran curiosidad. Ford con su extraordinaria capacidad narrativa ofrece una descripción emocionante de la realidad de aquellos años y crea un relato de víctimas, en el que no hay ni héroes, ni salvadores, ni milagros. No hace ninguna concesión a la demagogia. Se limita a trasladar a la pantalla con objetividad y verismo una realidad histórica lacerante. El film es un magnífico trabajo de realismo social. Las interpretaciones de Fonda y Darwell destacan por su solvencia, naturalidad y credibilidad. Es memorable el diálogo de Tom y su madre hacia el final del metraje. La obra hace referencia al mito del Éxodo, al de la Tierra Prometida (“que mana leche y miel”) y a otras figuras bíblicas. Se inspira en la Odisea y prefigura films posteriores, como El gran combate (Cheyenne Autumn, John Ford, 1964).

La película denuncia la utilización de las fuerzas públicas del orden al servicio de intereses privados de los poderosos, la ausencia de sentido humanitario y solidario de los poderosos, la pavorosa insuficiencia de los recursos públicos aplicados a aliviar la situación de los más débiles, etc. Elogia la capacidad de lucha y supervivencia de una familia que representa a todas las familias desheredadas del país y del mundo, de la época y de todos los tiempos, las manifestaciones de solidaridad puntual (más caritativas que solidarias) de numerosas personas (escena del bar), la progresiva conciencia que adquiere Tom sobre la necesidad de acompañar la lucha individual y familiar con la lucha sindical a favor de la justicia social. El film, además de información sobre una época determinada, aporta elementos de juicio y bases de reflexión sobre una realidad (pobreza, miseria, hambre y emigración forzosa), que afecta al mundo de hoy (Tercer y Cuarto Mundo).

La banda sonora, de Alfred Newman, ofrece una partitura dramática y nostálgica, que incorpora ocasionalmente melodías country y diversas marchas. Como música adaptada, ofrece dos canciones: una tradicional (Going Down The Road Feeling Bad) y otra anónima, que canta Henry Fonda (Red River Valley). La fotografía, de Gregg Toland (Ciudadano Kane, Citizen Kane, Orson Welles, 1941), en B/N, crea imágenes de extraordinaria belleza plástica, cuida el sentido documentalista y compone imágenes de soledad y desolación excepcionales (marcha de Tom campo a través), desoladoras e hirientes (niños hambrientos) y deprimentes (colas de desamparados). Ofrece una excelente resolución de imagen a niveles muy bajos de luz.

www.filmaffinity.com/es/user/rating/178257/940315.html

UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA
ÁREA DE ACTIVIDADES CULTURALES
Edificio de Información | C/ Pedro Cerbuna 12 |Tfnos.: 976 762607 | Fax: 976 762609 | email: uzcultur@unizar.es