Ni uno menos - Ciclo de Cine "Profesores de Cine" (Zaragoza)

Fecha10/24/2012
LugarC.M.U. Pedro Cerbuna
(C/ Domingo Miral, s/n)

Zaragoza
Hora07:30 PM
EntradaLibre
OrganizaVicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza - Área de Cultura
ColaboraVicerrectorado del campus de Huesca

NI UNO MENOS (Yi ge dou bu neng shao)
País: China Año: 1999 Duración: 102 min. Color

Dirección: Zhang Yimou.
Guión: Shi Xiangsheng.
Fotografía: Hou Yong.
Música: San Bao.
Diseño de producción: Cao Juiping.
Vestuario: Tong Huamiao.
Montaje: Zhai Ru.
Intérpretes: Wei Minzhi, Zhang Huike, Tian Zhenda, Gao Enman, Sun Zhimei, Feng Yuying, Li Fanfan, Zhang Yichang, Xu Zhanqing, Liu Hanzhi, Guolin Ma, Wanlu Wu.

Sinopsis: Una niña de trece años que vive en un pueblo de las montañas se ve obligada, por orden del alcalde, a sustituir durante un mes a su maestro. Éste le deja un trozo de tiza para cada día y le promete darle 10 yuanes extra si consigue que ningún estudiante abandone la escuela. Con el fin de cumplir su tarea, se marcha a la ciudad y emprende una cruzada para recuperar a uno de ellos, un alumno de 10 años que ha abandonado el colegio debido a las dificultades económicas de sus padres.


El cineasta chino Zhang Yimou dirige esta conmovedora película (León de Oro como mejor película en el Festival de Venecia de 1999) donde destacan los buenos roles de actores no profesionales. La historia nos muestra a una niña de trece años, que vive en un pueblo pobre de las montañas de China, obligada a aceptar, por orden del alcalde del pueblo, la difícil tarea de sustituir durante un mes al maestro de la escuela, pues no hay ninguna otra persona que pueda reemplazarlo. El profesor le deja una tiza por día a la niña, y le promete 10 yuanes extra si a su regreso no hay ningún estudiante menos. Por tanto, la niña tiene que afrontar diferentes obstáculos para cumplir con lo acordado.

Asumir el rol asignado supone un proceso de aprendizaje inconsciente para Wei Minzhi. Los hechos de la película muestran los retos por los que tiene pasar la nueva maestra, que evidentemente no tiene idea de cómo enseñar. Sin embargo, hay un hecho central sobre el cual gira la cinta: la huida de Zhang Huike, quien deja la escuela y va a la ciudad a buscar trabajo para poder ayudar a su familia; este caso es el vivo ejemplo de la realidad del campo, un espacio sumergido en la pobreza. Ante el problema de Zhang Huike, los niños y la maestra hacen hasta lo imposible para encontrarlo. Es en este punto donde vemos con claridad la transformación de Minzhi; de su postura infantil pasa a adoptar una actitud estable, ecuánime, que la lleva a una persistente búsqueda, sin importarle las limitaciones económicas para su empresa. Aquí se plantea un punto clave en ella, porque del inicial interés en el dinero extra que puede conseguir pasa a sentir una preocupación extrema por el pequeño perdido en la ciudad. Su tránsito desde el pueblo a la ciudad evidencia la indiferencia de las personas, pero también la tenacidad de la maestra.

Es sorprendente el buen desempeño de actores no profesionales; ellos se interpretan a sí mismos, no solo por el hecho de usar sus mismos nombres, sino porque cada uno es un elemento que transmite sus vivencias dentro del campo. Además la realidad infantil hace de la película una obra conmovedora, sin llegar al sentimentalismo puro. La actitud de Minzhi al usar sus propios métodos de búsqueda manifiesta su ingenuidad frente la vorágine de la urbe y su ritmo incesante. Su niñez no le permite actuar de un modo más lógico, pero es justamente eso lo que transmite sinceridad en su misión.

La intención del director se va haciendo más clara hacia la mitad de la obra. De su inicial enfoque de los espacios rurales y el seguimiento a Minzhi, la obra gira para darnos una importante lección sobre la situación del campo en China, y cómo la pobreza afecta la formación educativa de los niños. La tierna historia de Minzhi y Zhang Huike es un testimonio vivo que se corresponde con los datos estadísticos de la educación infantil en la zona rural de China, los cuales son mostrados hacia el final de la película. Hay diversas escenas que sobrecogen al espectador por el realismo con que se presentan, y la crudeza expuesta. Un momento determinante del film es el momento donde Minzhi logra salir en un canal de televisión para pedir que la ayuden a buscar a Zhang Huike. Ella no tiene las palabras exactas, no sabe bien cuál es el protocolo que debe seguir al aire, y simplemente estalla en lágrimas y solicita a Zhang Huike que vuelva; mientras ve a la cámara, que en contraste con su dolor, se presenta como el símbolo de lo moderno, un objeto sin valor pasional. Esta es una de las tantas lecciones que nos deja la película, con lo cual se cumple el interés del director al retratar la realidad de su país; muestra través de su arte un compromiso con su ámbito sociocultural.

Más información: http://www.filmaffinity.com/es/review/61818266.html

UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA
ÁREA DE ACTIVIDADES CULTURALES
Edificio de Información | C/ Pedro Cerbuna 12 |Tfnos.: 976 762607 | Fax: 976 762609 | email: uzcultur@unizar.es